(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

P11. J. SIBELIUS

viernes, 10 abril, 20.30 h.
sábado, 11 abril, 20.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
16 septiembre A 32€  B 24€  C 17€  D 11€ Aplicables descuentos habituales

                                                                                          INFORMACIÓN ABONOS

Director
MANUEL HERNÁNDEZ SILVA

Concierto para violín y orquesta en re menor, Op.47, J. Sibelius
JESÚS REINA violín
Sinfonía nº 1 en re menor, Op.39, J. Sibelius

El compositor finés Jean Sibelius nació en el seno de una familia acomodada que lo destinó al estudio del Derecho. No obstante, sintió pronto la atracción de la música, decantándose en primera intención por el estudio del violín a la edad de quince años y más adelante, de una forma natural, a plantearse la composición como su verdadera vocación. Esta inquietud le hizo ir a Berlín y a Viena para completar su formación que le llevaría a ser la primera figura del nacionalismo finlandés, traspasando los ámbitos puramente estéticos y musicales al convertirse muchas de sus obras en auténticos himnos patrióticos como es su famoso poema sinfónico Finlandia, un verdadero himno nacional para el pueblo de este país báltico, llegando a ser considerado como cantor de la “eterna patria finlandesa”.
Su Concierto para violín y orquesta en re menor, Op.47 data del año 1903. Es una obra que requiere en el solista una gran técnica y donde el violín se erige en soberano absoluto de su discurso. Sibelius lo revisó en 1905 cuando fue presentado en Berlín bajo la dirección de Richard Strauss y Karel Halir de solista, superando las adversas críticas que sufrió en su estreno el año anterior. Con una orquestación romántica, su Allegro moderato inicial es el más sugestivo de sus movimientos por sus contrastes temáticos. El Adagio di molto que le sigue está lleno de la cálida dulzura que se desprende de la melodía del violín a modo de serena romanza. El bullicioso Allegro final transmite alborozo desde el constante rebrinco danzante de su discurso hasta llegar a una eclosión final que realza y produce sensación de plenitud en el oyente rubricándose así que el concierto sea uno de los preferidos de este repertorio.
El 26 de abril de 1899 y en la Universidad de Helsinki Jean Sibelius dirigió el estreno de su Primera Sinfonía, Op.39 obteniendo un gran éxito. En ella se pueden apreciar influencias románticas al uso junto a apuntes personales que habrían de confirmarse en obras posteriores y que serían las señas de identidad de la música del compositor: ímpetu apasionado, contrastes de atmósferas sonoras, rupturas de tonalidades, complejas armonías primitivistas y cierto temperamento latino. El primer tiempo es el más curioso de la sinfonía en cuanto a instrumentación se refiere. El segundo destaca por la belleza de sus melodías de nostálgico lirismo. El tercero es un enérgico scherzo de firme ritmo con un trío central de acentuada sensualidad. Por último, el Finale se desarrolla de manera rapsódica para apuntar un episodio fugado seguido de un cantabile y terminar inesperadamente después de recordar el tema inicial del primer movimiento. Como expresó el musicólogo británico Eric Blom, Sibelius en esta sinfonía apunta su personal voz creadora ya que "todo cuanto a él se refiere reside en la lúcida exposición de aquello que considera esencial, sin paréntesis explicativos ni peroratas vanas".

www.orquestafilarmonicademalaga.com

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies