(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

P03. G. MAHLER

miércoles, 12 noviembre, 21.00 h.
jueves, 13 noviembre, 21.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
16 septiembre A 24€  B 18€  C 13€  D 9€ Aplicables descuentos habituales

                                                                                          INFORMACIÓN ABONOS

Director
MANUEL HERNÁNDEZ SILVA

Sinfonía nº 5  en do sostenido menor, G. Mahler

La gran formación musical e intelectual de Gustav Mahler no hizo sino potenciar su enorme talento como compositor desde una inquieta personalidad que se debatió entre su atracción por las maravillas de la creación y los íntimos sufrimientos que reinan siempre en lo profundo del alma humana. Su música es un reflejo de este carácter en el que tribulaciones se mezclan con anhelos espirituales hacia Dios, la belleza, la verdad y la naturaleza. Estas tensiones hicieron de él ser el último de su época en expresarse así musicalmente, pudiéndose decir que su obra es el resignado adiós del hombre moderno al bello sueño del romanticismo, constituyéndose así en el enlace entre Wagner y la Segunda Escuela de Viena, liderada por Arnold Schönberg, que rompería con la armonía tonal.
Compositor de gran carga ideológica, supera la tradición construyendo imponentes estructuras orquestales desde un absoluto dominio de la instrumentación, siguiendo las necesidades expresivas nacidas del substrato espiritual y poético que guía la intención de cada obra. Poseía un sensibilidad tan elevada que podía pasar de un lirismo tenso y febril a la simplicidad más cándida, de la exaltación metafísica más desenfrenada a la íntima sutileza más recóndita o de la alegría más inocente a la absoluta desesperación. Estas emociones expresadas en su música hicieron que llegara a ser una de las personalidades más originales de su tiempo y, sin duda, uno de los más grandes sinfonistas de la historia.
La Quinta Sinfonía en do sostenido menor  fue compuesta en los dos primeros años del siglo XX, en la época de su corto noviazgo y posterior matrimonio con la atractiva y singular Alma Schindler. Es una obra que refleja una relativa felicidad, primera de una trilogía estrictamente instrumental al no utilizar la voz, como en otras sinfonías anteriores, y sin un programa teórico preconcebido. Está estructurada en tres partes bien definidas, siendo la primera los dos movimientos iniciales, fúnebre y doloroso respectivamente, la segunda el extenso Scherzo, evidente nudo conflictivo de esta obra, y la tercera los dos últimos tiempos destacando el Adagietto, un verdadero canto de amor a su amada esposa, popularizado por la banda sonora del film Muerte en Venecia de Luchino Visconti. En cuanto al Rondo-Finale hay que decir que contiene un intenso y complicado contrapunto que deriva en un verdadero estallido triunfal ya sugerido en la conclusión del segundo movimiento.
El lenguaje que emplea Mahler en su Quinta Sinfonía parece estar anticipando el futuro, en una especie de tonalidad progresiva que tiende a cierta inestabilidad armónica, haciendo buenas las palabras del propio compositor que, seguro de su dominio técnico, llega a decir: "No habrá en mi obra elementos románticos, o místicos; será la expresión, simplemente, de un poder sin paralelo, de la actividad de un hombre, a la luz del sol, que ha alcanzado su clímax vital".

www.orquestafilarmonicademalaga.com

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies