(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

P01. S. RACHMANINOV
y A. DVORÁK

viernes, 03 octubre, 20.30 h.
sábado, 04 octubre, 20.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
16 septiembre A 24€  B 18€  C 13€  D 9€ Aplicables descuentos habituales

                                                                                          INFORMACIÓN ABONOS                  

Director
MANUEL HERNÁNDEZ SILVA

Concierto nº 2 para piano y orquesta en do menor, Op.18, S. Rachmaninov
KONSTANTIN SCHERBAKOV piano 
Sinfonía nº 7 en re menor, Op.70, A. Dvorák

En Sergei Rachmaninov encontramos uno de los grandes pilares del pianismo ruso que habría de prevalecer en las postrimerías del romanticismo. Su amplio catálogo está dedicado fundamentalmente al piano, erigiéndose con él en uno de los más importantes creadores para este instrumento al descubrirle nuevas posibilidades expresivas. Sus cuatro conciertos para piano y orquesta, de los que el segundo es el más popular, son un ejemplo de la intención que siempre movió su creación cual es esa  depurada melodía que caracteriza su personal voz como compositor que siempre emociona sin proponerse emocionar.
En la tonalidad menor de do, el Segundo Concierto, Op.18 supuso la reafirmación de su ser musical después del fracaso que tuvo con la primera sinfonía. Estrenado por él mismo al piano el 27 de octubre de 1901, sigue el  modelo de tres movimientos, con un Moderato inicial en el que un lirismo acentuado se convierte en verdadero protagonista de los temas que se suceden a lo largo de su desarrollo. En el tiempo lento, Adagio sostenuto, la tonalidad pasa a Mi mayor haciéndose más rápido conforme transcurre hasta llegar a un elevado virtuosismo con redobles y complicados ornamentos para terminar en una coda. Por último, el Allegro scherzando final se inicia recordando el tercer tema del primer movimiento para discurrir a través de un pianismo de gran dificultad en la búsqueda del apasionado final. Su utilización como banda sonora del film Breve encuentro del realizador David Lean propagó la fama de Rachmaninov dos años después de su muerte.
Antonin Dvorák, que de viola en la Orquesta del Teatro Nacional de Praga llegó a ser el más renombrado músico checo, estuvo influenciado inicialmente por el sinfonismo de Schubert, encontrándose en su obra una marcada impronta de nacionalismo popular. Su admiración por Brahms y su constante atención a las innovaciones provenientes de Liszt y Wagner caracterizaron su concepto de la orquesta. Su Séptima Sinfonía en re menor, Op.70 abre el que sería su último periodo creativo dedicado a este género musical, repitiendo la tonalidad en la que escribió la cuarta, con la que guarda cierta analogía. Su tormentoso aspecto sombrío a la vez que apasionado, la ha llevado a ser considerada como la Patética de Dvorák, máxime si se tiene en cuenta la calculada progresión dramática que encierran sus cuatro movimientos y la sobriedad de su instrumentación.
Su composición fue el resultado de la promesa que Dvorák hizo a la Real Sociedad Filarmónica de Londres de escribir una sinfonía después de su nombramiento como miembro de honor de dicha institución en 1884. Se estrenó el 22 de abril de 1885 en el St. James's Hall de la capital británica bajo la dirección del propio autor. Desde entonces no ha dejado de tener éxito en las salas de concierto.

www.orquestafilarmonicademalaga.com 

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies