(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

PROGRAMA 15. G. MAHLER

viernes, 06 junio, 21.00 h.
sábado, 07 junio, 20.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
02 septiembre A 21€  B 16€  C 12€  D 7€ Aplicables descuentos habituales

                                                                                                    INFORMACIÓN ABONOS

Director
EDMON COLOMER

Soprano MARÍA LLUISA MUNTADA
Mezzosoprano SOPHIE FOURNIER
CORO DE ÓPERA DE MÁLAGA
Director del coro SALVADOR VÁZQUEZ

Sinfonía nº 2 en do menor "Resurrección", G. Mahler
Allegro maestoso | Andante moderato | Scherzo: In ruhig flieBender Bewegung
"Urlicht". Sehr felerlich, aber schlicht | Im Tempo des Scherzo. Wild herausfahrend

Leemos: Sinfonía "Resurrección". ¿Es posible eludir las sugerencias que resuenan detrás de tal título? ¿Podemos entrar en la sala y escuchar una sinfonía de más de una hora y no tratar de atisbar el porqué de la denominación? ¿Podemos no cuestionarnos acerca del sentido de las palabras que culminan el magno edificio musical desplegado antes nuestros oídos (y nuestros ojos)?
Mahler fue preguntado una y otra vez sobre el significado de su Segunda sinfonía y, aunque no dudaba de que el valor de la música residía en ella misma, no escatimó prolijas explicaciones. Así nos enteramos que la marcha fúnebre inicial nos sitúa "ante el féretro de un hombre amado" cuando "una voz terriblemente grave se adueña de nuestro corazón [...] ¿Y ahora qué? ¿Qué es esta vida?". Los movimientos centrales los concibió "como interludios": momentos de dicha, de incredulidad (el ensalzado Scherzo) y de fe ingenua. Y que es en el último donde se responde a los interrogantes del comienzo: llega "el Juicio Final e irrumpe todo el horror del día, de todos los días. La tierra tiembla, saltan las lápidas de los sepulcros, los muertos se levantan y avanzan en cortejo interminable". Mas en la lejanía, en medio de la desesperación, resuena temblorosamente: "Resucitarás, sí, resucitarás".
Música, palabra, no sabemos en realidad qué fue primero, ni probablemente importe. Mahler explica que durante la gestación de esta obra, le rondaba la posibilidad de un coro como cenit. En los funerales por el director Hans von Bülow "el estado de ánimo con el que asistía y pensaba en el fallecido estaba perfectamente a tono con el espíritu de la obra que entonces llevaba conmigo". Cuando escuchó la oda de Klopstock 'Auferstehn' (Resucitarás) quedó "como tocado por un rayo y todo quedó claro y distinto ante mi alma", refiere.
Estas ideas, en la mente de un compositor armado con la confianza en sus capacidades y su música, demandaban unos recursos colosales, que estuvieran a la altura de lo que se sentía capaz de proclamar. Y quizás no fuera casualidad que más de una década después de su estreno, cuando ya no era aquel joven impetuoso en busca de su lugar sino un director consagrado despedido del Teatro de Ópera (Viena) que había encumbrado, escoge como adiós la Sinfonía "Resurrección".
Pero en Sinfonía, asombrosa por sus dimensiones, por sus contrastes, por sus asperezas, por sus contradicciones, por sus turbulencias, por su intensidad emocional, el artista parece trascender su individualidad y empujarnos a tomar conciencia de lo fragmentario del mundo exterior, del suyo y del nuestro.

www.orquestafilarmonicademalaga.com

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies