(!) Uso de cookiesUtilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Necesitamos su consentimiento para poder hacer uso de las cookies que requieren su aprobación previa.
Para más información puede leer nuestra Política de Cookies

PROGRAMA 01. R. WAGNER

viernes, 13 septiembre, 20.30 h.
sábado, 14 septiembre, 20.00 h.
· Inicio venta · Precios Comprar entradas · Ver aforo
02 septiembre A 21€  B 16€  C 12€  D 7€ Aplicables descuentos habituales

                                                                                                    INFORMACIÓN ABONOS

Director
NICHOLAS MILTON

Der Ring, una aventura orquestal, R. Wagner
Arreglo Henk de Vlieger

I. ¡Vorspiel. Ruhig heitere Bewegung / II. Das Rheingold – Beschleunigend
III. Nibelheim. Sehr schnell / IV. Walhall. Mäßig bewegt – Lebhaft / V. Die Walküren 
VI. Feuerzauber / VII. Waldweben / VIII. Siegfrieds Heldentat. Mäßig bewegt – Mäßig – Lebhaft – Langsam – Noch langsamer – Sehr mäßig – Etwas bewegter – In das mäßigere Zeitmaaß zurückkehrend / IX. Brünnhildes Erwachen. [ Sehr langsam –] – Sehr mäßig – Immer langsamer  
X. Siegfried und Brünnhilde. Sehr ruhig – Ziemlich rasch – Sehr aufgeregt / XI. Siegfrieds Rheinfahrt. Schnell – Rasch – Sehr zurückhaltend im Zeitmaaß / XII. Siegfrieds Tod. Sehr mäßig – Allmählich belebter – Wild – Mäßig langsam – Sehr langsam / XIII. Trauermusik. Feierlich – Sehr ruhig / XIV. Brünnhildes Opfertat. Lebhaft – Noch etwas lebhafter – Noch etwas gedrängter – Schneller – Wieder das vorangehende Zeitmaaß, nur etwas gedrängter – Allmählich im Zeitmaaß zurückhaltend - Etwas zurückhaltend – Im Zeitmaaß

Sin duda, un buen comienzo de temporada es festejar a quien es considerado uno de los compositores imprescindibles de esa gran tradición musical que tanto amamos. Hace dos siglos, el 22 de mayo de 1813, nacía en Leipzig Richard Wagner. Mucho ha variado el mundo, el arte, la música y nuestra forma de escuchar desde entonces.
Al cumplir cuarenta años, Richard Wagner sintió que debía dar un paso más y escribir algo distinto. Incluiría escena, orquesta, voces, en una nueva amalgama investida de trascendencia. El anillo del Nibelungo aspiraría a esa condición de Gesamkunstwerk (obra de arte total). Catorce horas de música, distribuidas en varias jornadas, en un teatro edificado especialmente para ello (Bayreuth), con una intensa historia de dioses y elegidos, detrás de la cual subyace todo un complejo mundo de símbolos. La densa red de leitmotifs, esos materiales musicales asociados a un personaje o elemento de la trama y susceptibles de ser modificados según las exigencias dramáticas, deviene fundamental para la coherencia del magno proyecto wagneriano.
Pero, como decíamos, mucho hemos cambiado en estos dos siglos. Los códigos interpretativos, nuestra experiencia sensorial, o incluso nuestra actitud ante el compositor como autoridad no son los mismos. Hoy se busca la reinterpretación de la tradición como una herencia viva, un acercamiento que nos haga sentir que esa música puede seguir siendo la nuestra. Los medios tecnológicos ponen a nuestra disposición innumerables grabaciones de la música y de las representaciones de El anillo con sólo pulsar una tecla. Pero si queremos seguir sintiendo la emoción de sonido en directo no lo tenemos tan fácil.
Sin necesidad de escena, el compositor y percusionista Henk de Vlieger (1953) nos ofrece la música de Wagner, porque ésta sigue estando presente, pletórica en su exuberancia, tanto en las melodías arrebatadas como en los pasajes que cincelan una ambientación siempre llena de matices, de sugerencias, de hallazgos. Con actitud desacralizadora pero llena de respeto, Vlieger convierte el drama musical wagneriano en una especie de sinfonía en cuatro movimientos, sin interrupción entre ellos. El oro del Rihn funcionaría de apertura; Las Valquirias de scherzo; Sigfrido de movimiento lento; y la última jornada, El ocaso de los dioses, de conclusión dramática y recapitulación de lo precedente, resonando al final el sacrificio de Brunilda por amor. El sentimiento, la emoción sigue llegándonos porque no depende de lo que las palabras concretas dicen, sino de la misma música. Esa música de Wagner que seguimos amando.

www.orquestafilarmonicademalaga.com

Accesibilidad | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies